Aliento de dragón, solución de doctor.

 

Sabemos lo incómodo que puede llegar a ser el estar cerca de una persona con mal aliento. Pero qué pasa cuando esa persona eres tú.

Uno de los padecimientos más comunes a nivel dental, es el del mal aliento. Para poder tratarlo, primero debes saber qué es, qué lo ocasiona y cómo atacarlo.

¿Qué es?

La Halitosis, normalmente llamada “mal aliento”, es un padecimiento que cualquier persona, de cualquier edad, puede presentar.

Cuando el mal aliento es constante e intenso,  puede perjudicar en la confianza del paciente y en su interacción social normal.

Una de las ramas más comunes de este padecimiento, es la “Halitosis mañanera”.  Ésta se presenta cuando el paciente tiene obstrucciones nasales, o cuando duerme en un ambiente muy árido.

¿Qué ocasiona el mal aliento?

La Halitosis puede ocasionarse por diversos factores. Lo más comunes son:

  • Alimentación

De acuerdo con la química de alimentos, algunos ingredientes pueden llegar a provocar una reacción dentro de nuestra boca, haciendo que nuestro aliento huela mal.

Igualmente, comer  grandes cantidades de preparaciones ácidas, hacen que el aliento huela prolongadamente, aún después del cepillado.

  • Malos hábitos | vicios

Los hábitos de nuestro día a día también afectan nuestro aliento.

El fumar,  tomar café o bebidas alcohólicas en exceso, además de dañar nuestro esmalte dental, también provoca que nuestra boca expida un olor penétrate.

De acuerdo a la frecuencia con la que llevemos a cabo estos malos hábitos, nuestra boca queda expuesta a oler mal siempre.

  • Poca higiene dental

“Lávate los dientes 3 veces al día”. Este es un predicamento que leemos y repetimos constantemente pero, en la realidad, son pocas las personas que lo llevan a cabo.

Incluso, hay personas que se tallan los dientes (sin la técnica adecuada), volviendo inútil esta actividad.

 

¿Cómo atacamos el mal aliento?

Afortunadamente, combatir el mal aliento es sencillo, reduciendo la solución a una sola actividad: mejorar su higiene bucal.

Cepillar los dientes no es lo único que debemos hacer. También debemos utilizar constantemente el hilo dental y el enjuague.

El hilo dental, previene la acumulación de bacterias entre los dientes así como eliminar trozos de comida.

El enjuague bucal combate las bacterias que se quedan en las encías y la lengua, mejorando la limpieza profunda de la boca.

Igualmente, una visita al dentista cada 3 meses, ayuda a revisar la fortaleza de tus dientes, el desgaste de tu esmalte y el seguimiento a tu higiene, completando el ciclo para evitar tener mal aliento.

 

Recuerda que en el Centro de Odontología y Ortodoncia Médica Sur, contamos con equipo de alta tecnología y especialistas avalados que te ayudarán a mantener tu sonrisa sana.

 

REFERENCIAS:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1570844/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3633265/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1863329/

 

 

 

 

 

Translate »
%d bloggers like this: