LA FALTA DE CEPILLADO

CEPILLADO DENTAL

¿Qué es la Placa Dentobacteriana (PDB)?

La placa dentobacteriana es un sedimento blando, bacteriano, adherente, que se acumula en los dientes.
Esta placa es invisible, y se forma con la aparición de una capa de bacterias en el diente y encías cuando no tenemos una buena higiene bucal.
Esta placa se desarrolla gracias a la fijación y multiplicación de las bacterias que producen ácidos y las substancias tóxicas, junto con los restos alimenticios.

¿Cómo podemos ver la PDB en nuestro dientes?

La placa dentobacteriana se puede observar como una masa blanquecina en la superficie de los dientes, pero es recomendable el  uso de las tabletas reveladoras que permiten ver en que partes de los dientes y encías se ha acumulado mayor cantidad de placa.
Se mastican las tabletas y éstas pintarán más las zonas donde hay placa dentobacteriana. Con un buen cepillado, las tabletas sólo pintarán muy pálidamente. La coloración acentuada se depositará sólo en determinados lugares: en las coronas dentarias, en la parte situada cerca de la encía, en los espacios interdentarios, en el borde gingival y en todas aquellas zonas en las que el cepillado resulta difícil.

¿Por qué se forma la placa dentobacteriana?

La placa dentobacteriana progresa más rápido con los alimentos blandos y los ricos en azúcares. Por eso, es aconsejable evitar los dulces entre comidas. La placa dentaria es la causa principal de la caries y las enfermedades de las encías.

¿Cómo puedo evitar que se forme la placa dentobacteriana?

El cepillado de los dientes y encías de manera adecuada, es el mejor procedimiento utilizable para la remoción de placa dentobacteriana. Los cepillos dentales deben ser de tamaño, forma y textura adecuadas, manipulables, fáciles de lavar, de composición constante y durable.

¿Qué es el sarro?

La placa dentobacteriana se mineraliza y se forma el sarro o tártaro, que es depósito de sales, calcio y fósforo que se adhiere a la superficie dental, debido a la falta de higiene adecuada. Una vez formado, no puede ser eliminado con el cepillo dental, pues es muy duro y está fuertemente unido al diente. Como se deposita cada vez más, será necesario que su Dentista lo retire al cabo de unos meses.
El sarro es el que provoca y mantiene la inflamación gingival (encías), responsable en una gran parte del desarrollo de la gingivitis y la periodontitis.

¿Dónde se forma más fácil el sarro en la boca?

El sarro se localiza en el surco formado por la encía y el diente; aumenta su acumulación hasta llegar a la superficie dental, y puede producir la retracción de la encía.
Por lo general, se acumula mayor cantidad de sarro en los dientes que están cerca de la salida de los conductos de las glándulas salivales.
El tamaño y consistencia de estos depósitos dependen de su tiempo de permanencia; por lo tanto, son más duros cuanto más antiguos sean y mayor cantidad de materia orgánica posean.
Cuando el sarro es blando, su color es amarillento, mientras que las formaciones duras adquieren un color pardo o negruzco.
La placa dentobacteriana progresa más rápido con los alimentos blandos y los ricos en azúcares. Por eso, es aconsejable evitar los dulces entre comidas.

¿Qué es la gingivitis?

Es una enfermedad bacteriana que provoca inflamación y sangrado de las encías, causada por los restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes y por una nula o deficiente higiene bucal.
Esta enfermedad se puede desarrollar después de tres días de no realizar la higiene oral (cepillado de dientes y lengua).
Existen varios tipos de gingivitis, todas con las mismas manifestaciones clínicas.
Un tipo de gingivitis especialmente destructiva es la denominada Gingivitis Ulceronecrotizante Aguda (GUNA). En esta el paciente presenta un aliento putrefacto, un tejido gingival necrosado y hemorragias espontáneas severas.
Si la gingivitis se vuelve crónica, y no es tratada se convertirá en una Periodontitis.

¿Qué es la periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad de etiología bacteriana que afecta al periodonto, el tejido de sostén de los dientes, constituido por la encía, el hueso alveolar, el cemento radicular y el ligamento periodontal.
Además de la placa bacteriana, existen otros factores locales y sistémicos que modifican la respuesta del huésped ante la invasión bacteriana, facilitando, o por el contrario, retardando el proceso infeccioso; por ejemplo tabaquismo, diabetes mellitus, déficits de neutrófilos (Síndrome de Down, Papillon-Lefêvre o Marfan), etc.
La enfermedad, en su forma agresiva (periodontitis agresiva), puede aparecer en edades tempranas, evolucionando de manera rápida, lo que provoca la pérdida de piezas dentales en personas jóvenes.

Consecuencias colaterales de la enfermedad periodontal

Se ha observado que las bacterias presentes en este tipo de infecciones migran desde la boca hasta la circulación sanguínea, lo que produce un daño directo en el endotelio (componente principal de la pared arterial) con la consecuente formación de ateromas (engrosamiento de la pared arterial debido al depósito de colesterol) y trombos. Incluso, en pacientes fallecidos, se han realizado biopsias de ateromas, y se han encontrado bacterias periodontales, patógenos propios de las encías.

Categories: PERIODONCIA
Tags:
to-top